El jamón está asociado a la Navidad desde tiempos inmemoriales. En Iberic Box, no nos podemos imaginar una comida navideña que no esté presidida por una fuente repleta de finas lonchas de jamón.

Pero, si solo lo consumes en ocasiones especiales, pueden asaltarte las dudas. ¿Te han regalado una paleta de jamón y no sabes cómo guardarla para que no se reseque? ¿Estás pensando en comprar jamón para las fiestas navideñas, pero no tienes claro cómo conservarlo una vez abierto?

Te contamos todo lo que deberías tener en cuenta para aprovechar al máximo tu jamón y para que, si sobra, lo puedas seguir degustando después de las fiestas.

Cómo conservar el jamón antes de abrirlo

¿Ya tienes tu jamón, pero lo estás reservando para una ocasión especial? Ningún problema. Puede conservarse durante un par de meses con todas las propiedades organolépticas intactas.

Eso sí: vas a tener que sacarlo de su envoltorio original para que pueda respirar. Lo mejor es guardarlo en un lugar fresco y seco, a poder ser, sin que le toque el sol ni sufra cambios bruscos de temperatura. La temperatura ideal de conservación oscila entre los 10 y los 15 grados.

¿Y en el caso de haber empezado a cortar el jamón en el jamonero?

La temperatura óptima para el consumo del jamón, en cambio, es de entre 20 y 23 grados, por lo que te recomendamos que, una vez abierto, lo coloques en tu jamonero y lo mantengas a temperatura ambiente.

La primera vez que abras el jamón, deberás guardar las lonchas de grasa que retires de la superficie, porque te van a servir para cubrirlo de nuevo cada vez que termines de cortarlo. Así, se conservará bien hidratado.

Si vas a volver a consumirlo inmediatamente (es decir, al día siguiente o, como máximo, al cabo de dos días), después de cubrirlo con la propia grasa, puedes añadirle una capa de papel film. En cambio, si vas a tardar más en consumirlo, tápalo con un paño de algodón: evitará que se posen las moscas o cualquier otro tipo de insecto y, además, quedará protegido de la luz solar.

Para impedir que se vayan secando las distintas partes del jamón, corta siempre las lonchas por la misma zona de la vez anterior. Hasta que no hayas acabado una cara, no lo gires en tu jamonero para empezar con la otra.

Una vez abierto, lo ideal es que no nos dure más de un mes. Pasado este periodo, por mucho cuidado que tengamos en su conservación, comenzará a perder propiedades.

Recuerda que si sois pocos en casa o no consumís mucho jamón, una buena opción es comprar una de nuestras paletas, que son más pequeñas, pero increíblemente gustosas.

¿Qué hacer con el jamón envasado al vacío?

El jamón envasado al vacío es una opción muy práctica para olvidarnos de los quebraderos de cabeza que supone el cuidado de una pata o paleta de jamón.

En Iberic Box, hemos preparado unos maletines de jamón ibérico que contienen distintos paquetes de lonchas envasadas al vacío. Duran varios meses en perfectas condiciones. Como en el caso de la pata o paleta de jamón, hasta que lo consumas deberás conservarlo en un lugar fresco y seco, alejado de la luz solar.

Lo mejor de nuestros maletines es que te administras según tus necesidades. Ya puedes despreocuparte del cuchillo jamonero. No hace falta que sigas practicando tu corte infalible. Lo único que tienes que hacer es abrir uno de nuestros sobres cuando te apetezca disfrutar del sabor intenso y profundo del jamón.

Conservar el jamón empezado en una bandeja

Aunque antes de abrirla no se tiene que refrigerar, una vez abierta deberás conservar tu bandeja de jamón en el frigorífico.

Recuerda que, en el momento de consumirlo, el jamón debe estar a temperatura ambiente. Así pues, sácalo de la nevera con media hora de antelación.

 

Como ves, sean cuales sean tus necesidades, hay un tipo de jamón para ti. Lo único que tienes que hacer es seguir las indicaciones para preservarlo correctamente y poder disfrutar de todas las partes del jamón, ya sea durante las fiestas navideñas o para llevar la inevitable cuesta de enero con buen pie.