¿Cómo es la alimentación del cerdo ibérico?

El cerdo ibérico es uno de los protagonistas estrella de la gastronomía española. De él obtenemos productos de una calidad excepcional que nos han elevado al más alto pódium de la gastronomía mundial.

La obtención de productos de tan alta calidad se debe a varios factores: por una parte, al cuidado y técnicas especiales usadas durante el proceso de elaboración de los productos, pero, sobre todo, se debe a los cuidados que reciben estos animales durante su crianza. Concretamente a la alimentación del cerdo ibérico.

Para que comprendamos mejor el origen y razón de la excelencia de nuestras carnes, embutidos y otros productos de origen ibérico, desde Iberic Box vamos a contarte todo lo que necesitas saber sobre la alimentación del cerdo ibérico.

El cerdo ibérico

El cerdo ibérico es una raza de cerdo que se diferencia del resto de razas por una serie de características, que a la vez le convierten en un animal de carne exquisita y muy preciada.

Estos cerdos se caracterizan porque realizan ejercicio físico, ya que se crían en dehesas y transitan libremente buscando alimentos. Esto hace que su carne posea grasa infiltrada, sea más jugosa y con mayores propiedades nutricionales que la de un cerdo convencional.

Otra característica de los cerdos ibéricos frente a otros es su anatomía. Estos se caracterizan por un tamaño medio, con esqueleto fino, pero gruesas partas. Tienen la piel oscura y poco pelaje. Una nota peculiar que tienen son las pezuñas oscuras, por lo que se les otorga a los jamones derivados de su carne la denominación de “pata negra” (aunque en la mayoría de las ocasiones los cerdos ibéricos no poseen ni pezuña ni piel oscura).

Alimentación del cerdo ibérico

La alimentación del cerdo ibérico es otra de las características que los diferencian de las otras razas.

Los cerdos ibéricos criados en libertad en las dehesas se alimentan de hongos, frutas, raíces y demás alimentos, pero el protagonista de la alimentación del cerdo ibérico es la bellota.

Este tipo de alimentación del cerdo se produce durante la montanera. Así se denomina la época en la que los cerdos se aprovechan mayoritariamente de la caída de las bellotas que se desprenden de los alcornoques, las encinas y los quejigos.

La bellota es la causa del característico sabor y textura del jamón ibérico que tanto nos gusta…

La carne de un cerdo ibérico que se ha alimentado de bellota adquiere unas propiedades muy valiosas y saludables. Esto se debe a que la bellota es un fruto que posee alrededor de un 90-95% de grasa, de la cual la mayor parte es ácido oleico. Esto hace que la ingesta de jamón ibérico de bellota nos ayude a controlar los niveles de colesterol e incluso favorezca nuestra salud cardiovascular.

Por otra parte, la bellota también es importante fuente de taninos, lo que aportará al jamón ibérico un sabor intenso a la vez que muy característico.

Ahora podemos entender la causa y origen de la estupenda calidad de nuestros jamones ibéricos: la alimentación del cerdo.

Existen 4 tipos de alimentación de cerdos ibéricos que darán lugar a los 4 tipos de clases de jamón ibérico que conocemos:

  • Cerdos ibéricos de cebo: es el que se obtiene de los cerdos ibéricos alimentados a base de cereales, legumbres y piensos. La bellota no entra en su dieta, al igual que tampoco se crían en dehesas sino en cebaderos. Su jamón se diferencia por un color, sabor y aroma menos intensos.
  • Cerdo ibérico de cebo de campo: al igual que los anteriores están alimentados a base de piensos y cereales, pero sí que se crían en libertad en las dehesas, por lo que se pueden ejercitar físicamente. Las características de sus jamones son similares a los anteriores.
  • Cerdo ibérico de recebo: se crían en dehesa y la alimentación del cerdo ibérico de recebo es una combinación de épocas de piensos y de bellotas en la época de montanera. De esta manera el color, sabor y aroma de sus jamones son mucho más intensos que los dos anteriores.
  • Cerdo ibérico de bellota: la alimentación de estos cerdos es fundamentalmente de bellotas y son criados en la libertad de las dehesas. Sus jamones son los más preciados, exclusivos y delicados a la vez que intensos en sabor, color y aromas.

 

Si quieres saber más curiosidades, recetas o información sobre los productos elaborados con carne de cerdo ibérico puedes echar un vistazo al blog de Iberic Box. Pero si lo que deseas es probar algunos de los mejores productos ibéricos en tu casa, puedes pasarte por nuestra tienda online. Allí podrás adquirirlos de forma rápida, cómoda y segura.