Receta de Rissotto de jamón ibérico y parmesano

El arroz es el ingrediente más consumido en todo el mundo. Esa es la razón por la que en muchas y muy diferentes cocinas del mundo predominan las recetas donde este alimento es el protagonista.

En España el plato estrella con arroz es la paella, eso nadie lo duda. Pero hoy queremos irnos un poquito más lejos y vamos a traer una receta típica de otro país mediterráneo donde el arroz también tiene un papel fundamental: el risotto italiano.

En nuestro país tenemos una importante producción de arroz, por lo que nos parece muy adecuado encontrar diferentes recetas para cocinarlo. Y si es con jamón ibérico, mucho mejor. Así que, desde IbericBox te traemos una receta de risotto con jamón ibérico y parmesano.

¿Qué es el risotto?

El risotto es un arroz cremoso. Pero no caldoso, mucho cuidado con esto, porque el secreto de un buen risotto es saber conseguir ese punto de cremosidad que tanto lo distingue y que de la el toque especial y final perfecto.

El risotto es un plato que destaca por su versatilidad. Acepta multitud de ingredientes y combinaciones. Así que hoy vamos a aprender a hacer una de nuestras favoritas: risotto de jamón ibérico y parmesano.

Risotto de jamón ibérico y parmesano

 

1.       Ingredientes:

 

-          1 tacita de arroz arborio por persona (existen muchos tipos de arroz, pero este es el más recomendado para este plato, aunque siempre te queda la opción de elegir el que más te guste)

-   100 g de mantequilla

-   1/2 cebolla

-   4 tazas de caldo de pollo

-   1 taza de vino blanco

-   150 ml de nata de cocinar

-   200 g de jamón ibérico en virutas

-   100 g de parmesano rallado

-   Aceite de oliva virgen extra

-   Pimienta

 

2.       Preparación:

 

-          En una cazuela ancha fundimos a fuego medio la mantequilla. Cuando esté toda derretida echamos dentro de la cazuela las virutas de jamón ibérico. Daremos unas cuantas vueltas a estas a fuego bajo-medio, pues de esta manera se potencia bien el sabor. Y qué mejor que el sabor de un buen jamón ibérico en nuestro risotto.

-          Una vez frito ligeramente el jamón añadimos el arroz. Nosotros hemos elegido un arroz arborio (típico para la preparación de risotto) que es un arroz duro. En función del tipo de arroz habrá que calcular y controlar el tipo de cocción. Removemos y mezclamos el jamón junto con el arroz en la cazuela.

-          Empezamos a añadir el caldo de pollo previamente calentado. Lo añadimos poco a poco. Según el arroz vaya pidiendo más le iremos echando, así nos aseguramos una cocción perfecta. Para esto, es indispensable que el caldo esté bastante caliente. En caso contrario se rompería el punto de cocción.

-          Iremos observando como el arroz va engordando y el caldo desapareciendo. Cuando esté a más de la mitad de hecho el arroz añadiremos la nata a la cazuela. A partir de este momento no podremos dejar de remover para evitar que el arroz se pegue. Seguimos añadiendo caldo si es necesario.

-          Cuando esté casi en su punto el arroz añadiremos en parmesano rallado. Seguimos removiendo sin parar.

-          Hay que tener en cuenta que vamos a dejarlo 5 minutos reposar, por lo que no nos conviene dejarlo demasiado hecho para que no se pase.

-          No pondremos sal añadida a esta receta, pues el jamón ya lleva su punto de sal y el caldo de pollo también le aporta un poquito más. Así que con estas cantidades es suficiente. Añadiendo más podríamos caer en el grave error de sobresalar la receta y echar a perder el plato.

 

3.       Emplatado:

 

Tras haber dejado reposar el risottounos cinco minutos en la cazuela tapado con un paño de algodón, servimos en un plato hondo una ración al gusto.

Es ideal para terminar la receta rallar un poco de parmesano por encima. Y servir.

 

4.       No olvidar:

 

El caldo siempre caliente para no romper el hervor.

-  El arroz que quieras, pero siempre de grano duro.

-  Nada más de sal.

Jamón ibérico siempre. Siempre.

 

Es un plato que sabemos que te va a encantar, no solo por su excelente sabor sino por la textura y cremosidad. Es una receta que, usando ingredientes de primera calidad, como un buen jamón ibérico y un auténtico queso parmesano italiano, siempre dará un resultado de primera.

Una manera muy sencilla de llevar un auténtico plato italiano a tu mesa.

Si quieres conocer otras espectaculares recetas con jamón ibérico, como este risotto de jamón ibérico y parmesano, para sorprender a tus invitados, acércate a nuestro blog, allí tienes muchas ideas. Y si lo que quieres es comprar un buen jamón ibérico, puedes acercarte a nuestra tienda online, donde encontrarás, además del jamón ibérico, otros muchos productos ibéricos de alta calidad. No te lo pienses más y disfruta.

 

Últimos artículos: