Jamón Ibérico Cebo
Ahora comprando por
Raza: 50% Ibérico

3 artículos

Fijar Dirección Descendente
  1. Jamón Ibérico de Cebo 50% - Salamanca (8-9 kg) Jamón Ibérico de Cebo 50% - Salamanca (8-9 kg)
    Oferta
    Jamón Ibérico de Cebo 50% - Salamanca (8-9 kg)
    Precio especial 119,00 € Precio habitual 169,00 €
  2. Jamón Ibérico de Cebo 50% - Loncheado: 30x100g + huesos + virutas. Salamanca
    Oferta
    Jamón Ibérico de Cebo 50% - Loncheado: 30x100g + huesos + virutas. Salamanca
    Precio especial 154,00 € Precio habitual 204,00 €
  3. Jamón Ibérico de Cebo 50% - Jabugo (8-9 kg)
    Oferta
    Jamón Ibérico de Cebo 50% - Jabugo (8-9 kg)
    Precio especial 129,00 € Precio habitual 189,00 €

3 artículos

Fijar Dirección Descendente

Jamón Ibérico de Cebo

El jamón ibérico de cebo es de muy buena calidad. Estos son criados de forma respetuosa, asegurándonos de que reciban un buen trato. Asimismo, contamos con profesionales que se ocupan de hacer una curación excelente.

Comprar Jamón Ibérico de cebo Online

Si quieres comprar jamón ibérico de cebo online, en Iberic Box nos hemos encargado de que nuestra web sea muy sencilla.  Es más fácil que en una charcutería, porque aquí no tienes que hacer colas y estás desde la comodidad de tu hogar. Además, nos aseguramos de que el jamón sea siempre de la mejor calidad.

Con un empaquetado innovador, si superas los 99 € dispondrás de envío gratis. En cada producto, además, podrás obtener la información del etiquetado, de su origen y otras características. Y si tienes alguna duda, puedes contactar con nosotros.

Diferencias entre el jamón ibérico de cebo y el jamón ibérico de bellota

La mayor diferencia entre el jamón de cebo y el de bellota es su crianza y alimentación. Los segundos, como su nombre indica, comen bellotas y hierbas naturales de la dehesa. Los primeros, en cambio, se alimentan de pienso, cereales y leguminosas.

En cuanto a su crianza, los de cebo tienen al menos un 50% de raza ibérica. Suelen criarse en cautividad y, en muchas ocasiones, se les sacrifica al cumplir un año. Su curación también se suele dar de forma industrial. Pero también hay de campo, ya que en ocasiones se les tiene dos meses en la dehesa antes de sacrificarlos.

También hay un contraste al observarlo. Primero, la grasa del de bellota es mucho más suave y si la tocamos con un dedo se hunde suavemente, además de que el color es dorado. Con el otro no es así.

Otra diferencia es el precio, puesto que el de cebo es más barato. En las etiquetas, la de bellota es negra o roja, mientras que la del cebo es verde o blanca.

¿Cómo se corta un jamón ibérico de cebo?

Si te has comprado una paleta de jamón ibérico de cebo, vamos a enseñarte cómo se corta. Así podrás degustarlo sin ninguna dificultad.

Herramientas que necesitas

Para cortar el jamón necesitarás lo siguiente:

  • Un cuchillo jamonero: con este podrás lonchearlo.

  • Un cuchillo descortezador: este sirve para limpiarlo y quitarle la corteza.

  • Un cuchillo de puntilla: así podrás marcar y separar los huesos.

  • Un jamonero: perfecto para cortarlo, sobre todo si su casquillo gira y tiene un sistema oscilante para tener más comodidad y rapidez.

  • Chaira: esta sirve para afilar tus herramientas.

  • Guantes: con estos podrás evitar cortes y, además, mantendrás una muy buena higiene.

  • Pinza: no hace falta, pero es una buena forma de separar las lonchas y servirlas.

Por dónde empezar a cortar un jamón

Cuando empiezas a cortar una paleta, tienes que pensar en cuánto tiempo vas a consumirlo. Si va a ser en un mes, deberías empezar por la babilla. Esta es una parte muy curada y que no es tan jugosa, pero así permites que la otra siga con su curación. Para esto, pon la pezuña hacia abajo y podrás limpiarlo.

Si vas a consumirlo en mucho menos tiempo, como en un par de días, te interesará más empezar por la zona más rica y jugosa. Para esto es mejor comenzar por la maza, así que pon hacia arriba la pezuña.

Sabiendo por dónde vas a empezar, coge el cuchillo que sirve para descortezar y haz un corte inclinado en la zona del jarrete. Después, con el cuchillo de puntilla marca la zona para consumir. Esta debería inclinarse unos 8 mm para poder limpiarlo.

Vuelve a coger el de descortezar. Limpia toda la zona guiándote por las marcas y con esto finalizarás la parte de la limpieza. Es muy importante que esto se haga según el consumo que vayas a hacer. Recuerda que la grasa que quitas al limpiarlo puedes utilizarla para mantenerlo. Pero solo las primeras capas, que sirven para que no se oxide y se mantenga en buen estado.

Después de esto, ya empezaremos a cortar lo que vamos a comernos. Para esto, coge el cuchillo plano y lonchea por la babilla o maza. Tienes que hacerlo en dirección contraria a la pezuña y debe tener 6 cm de ancho y 5 o 5 de largo. Además, deben ser muy finas, prácticamente transparentes, y planos. Por supuesto, cuanto más afilado sea el cuchillo mejor lo harás.

Cómo separar los huesos

Cuando queráis separar los huesos, es diferente según la parte que estés empezando a cortar. Si has comenzado por la babilla, tienes que marcar por el hueso coxal con la ayuda del cuchillo deshuesador o puntilla. Así podrás cortar con rapidez y finura, además de aprovechar el jamón.

Si es por la maza, ahí tendrás el hueso de la cadera, que es bastante más voluminoso que el coxal. Para cortarlo bien, tienes que marcar alrededor del hueso. Así se podrá lonchear muchísimo mejor.

¿Cuándo se le debe dar la vuelta?

Si has empezado por la babilla, debes darle la vuelta cuando llegues al fémur, la bola del fémur y el peroné. Esto marcará la profundidad hasta la que puedes cortar. Dale la vuelta en cuanto no puedas seguir cortando en horizontal y plano por los huesos.

Si estás por la maza, tienes que guiarte por el fémur, la tibia y la rótula. Esto marcará la profundidad hasta la que debes cortar. Cuando no puedas cortar bien las lonchas y tampoco sean de dimensiones adecuadas, puedes darle la vuelta.