Jamón Ibérico Loncheado
Ahora comprando por
Raza: 100% Ibérico

1 artículo

Fijar Dirección Descendente

1 artículo

Fijar Dirección Descendente

Jamón Ibérico Loncheado

Si estás pensando en comprar jamón ibérico loncheado, estás en el lugar ideal para hacerlo. Es perfecto para llevártelo a cualquier lado y comértelo con tus seres queridos, ya sea en un día especial o no.

Comprar Jamón Ibérico loncheado Online

Sabemos que la compra de este producto es muy importante, ya que es una gran parte de nuestra cultura. Por eso, nos aseguramos de que nuestro jamón sea de los mejores. Cuidando su sabor, aromas y personalidad, nos aseguramos de que sea una experiencia sin igual.

A la hora de prepararlos para su consumo, es esencial que se respete al máximo su preparación. Esto se hace cortándolos y sirviéndolos con los utensilios necesarios y haciéndolo de una forma correcta. Si se hace con cuidado y mucho cariño, se notará al consumir el producto.

Estos cortes, además, hay que hacerlo con mucha paciencia y poniendo mucha atención. Si no sabes cómo cortarlo, no tienes los cuchillos apropiados o tampoco tienes tiempo, esta es una buena opción. También es ideal para irte de viaje o para conservarlo de una forma muy segura.

Comprar el jamón ibérico loncheado al vacío es ideal para poder tenerlo siempre fresco y jugoso, como si lo acabaras de cortar. Son ideales para comértelo tú solo o para compartirlo con más gente.

Nosotros, además, te garantizamos una satisfacción completa. Si no te gusta o no llega en buenas condiciones, no tienes más que avisarnos. Además, si superas los 99 €, tendrás envío gratis. Es una forma sencilla, muy segura y ágil de comprar online.

¿Por qué comprar un jamón loncheado al vacío?

Si estás pensando en comprar jamón ibérico loncheado, la mejor opción es hacerlo al vacío. Se le deshuesa y se corta en trozos o lonchas, empaquetándolo en un envase de plástico al que se le ha quitado el aire de su interior.

¿Por qué se le quita el aire? Porque el oxígeno es el que produce la oxidación del producto. Esta técnica es muy habitual cuando se quiere mantener en buen estado mucho tiempo.

Cuando elegimos un producto de este tipo, podemos ver diversas formas de presentarlo. Esto se elige dependiendo de cómo lo quieras. Puede ser en trozos o en lonchas. Contar con los packs loncheados es ideal para almacenarlos, pudiéndose comer en cualquier momento. Es perfecto para abrirlo, dejarlo atemperar, sacar una buena botella de vino o una cerveza artesanal, y degustar en buena compañía.

Además, este tipo de pack no mancha absolutamente nada. Cuando se conserva una pieza entera, esta empieza a sudar y la grasa que suelta va goteando hasta el suelo. Afortunadamente, con el envasado al vacío te libras de eso.

Tampoco huele, no deja grasa y no te llenará la cocina de olor a jamón. Es cierto que a nosotros nos encanta, pero comprendemos que no a todo el mundo le gusta. Asimismo, es mucho más cómodo para servirlo y, al estar cortado, se ahorra tiempo y dinero.

En Iberic Box comprendemos que la materia prima es vital y el envase al vacío en lonchas es una alternativa para poder tener jamón en casa con toda las comodidades. Solo tienes que elegir cuantos sobres o la cantidad que necesitas, sin tener que comprar el jamón entero.

Estas lonchas, además, se pueden cortar esencialmente de dos formas. Una es a máquina, que hace cortes muy regulares y prácticamente perfectos. La otra es a cuchillos, el cual es la típica de nuestro país. De hecho, incluso hay competiciones de cortadores de jamón.

Conservación del jamón loncheado

El jamón ibérico loncheado que ha sido envasado al vacío mantiene sus propiedades naturales durante muchísimo tiempo. ¿Por qué? Porque no se oxida al no estar en contacto. Gracias a esto, la carne no llega a resacarse.

El jamón ibérico envasado al vacío tiene una caducidad mucho más amplia de lo que podría ser de otra forma. Claro, que eso solo si se conserva de una forma óptima. Es mucho más sencillo que conservarlo entero, por supuesto, si se va a consumir poco a poco, sin prisas. Además, al no perder sus cualidades puede comerse tomándose un tiempo.

Para que la buena conservación se mantenga, no debe estar a más de 21º ni darle la luz del sol. Lo ideal es que esté en un sitio fresco y seco, con una temperatura estable. Una nevera, por ejemplo. Pero para disfrutar de su sabor, hay que sacarlo del envase y que se atempere. Solo de esta forma, podrás disfrutar de su completo sabor.

Si lo compras en este formado, no debes preocuparte del tiempo que te tomes para comerlo. Puedes ir abriéndolo según el número de personas que vayáis a comer o cenar, calculando cuántos sobres abres a la vez.

Eso sí, por mucho que se conserve en buenas condiciones, lo mejor es esperar unos 2 o 4 meses. Y como hemos dicho, no hay que consumirlo nada más estar fuera de la nevera. Se debe esperar al menos unas 2 horas y abrir el paquete entre 15 minutos y 30 minutos antes.